Los cilindros utilizados en el almacenamiento de gas natural son mucho más seguros que un tanque de combustible convencional, porque son blindados.

Un cilindro de GNV no estalla.

El gas natural por ser más liviano que el aire se dispersa fácilmente en el ambiente, su sistema es mucho más seguro que la gasolina y está provisto por válvulas de seguridad que bloquean el suministro hacia el motor en caso de fuga.